Mes de la Conciencia del Cáncer de Mama Octubre

Hay creencias o ideas asociadas al cáncer de mama que no son del todo verdaderas. Informarse es fundamental para despejar dudas y facilitar la detección temprana de la enfermedad.
Aunque no se sabe qué es lo que causa el cáncer de mama se reconocen algunos factores que aumentan el riesgo de enfermar. Es decir, no hay única causa que la provoque, sino que es producto de diferentes factores de riesgo y de estilos de vida, así como también de una carga genética que predispone a la mujer a enfermar o no.
Factores que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama:
La edad: la predisposición a enfermar aumenta con la edad, en especial después de los 50 años, antecedentes personales de cáncer de mama, antecedentes en la familia de mujeres que hayan tenido cáncer de mama u ovario.

Cáncer de mama y herencia familiar

La gran mayoría de los casos de cáncer de mama son esporádicos, es decir, se dan en mujeres sin antecedentes familiares ni riesgo aumentado de tener la enfermedad. Sin embargo, un 5-10% de los casos es producido por mutaciones heredadas que se transmiten de padres a hijos y de generación en generación, originando los llamados síndromes de cáncer hereditario.
Existen dos genes, llamados BRCA1 y BRCA2, cuyas mutaciones confieren un riesgo aumentado de tener cáncer de mama y ovario en edades especialmente jóvenes.
Si una mujer posee una mutación heredada significa que es más susceptible de desarrollar cáncer de mama. No obstante, no quiere decir que necesariamente vaya a enfermar. Muchas personas poseen mutaciones, pero no desarrollan la enfermedad.

¿Cómo se desarrolla el cáncer de mama?

Los órganos que forman nuestro cuerpo están constituidos por células que normalmente crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Algunas veces este proceso se descontrola: células nuevas se forman cuando el cuerpo no las necesita, y células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. Esto forma una masa de tejido que es lo que se conoce como tumor.
Este tumor se puede desarrollar en distintas partes del tejido mamario. Los tumores en la mama pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos): B En los tumores benignos las células crecen localmente y no se extienden a otras zonas. B En los tumores malignos las células invaden a los tejidos vecinos, entran en los vasos sanguíneos y pueden diseminarse por el organismo (proceso conocido como metástasis).

¿Métodos para detectarlo?

El cáncer de mama es difícil de prevenir ya que es producto de distintos factores biológicos y estilos de vida. Lo que sí se puede hacer es disminuir o evitar ciertos hábitos que pueden aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama, y además, concurrir al médico para hacer los estudios con los que se puede detectar tempranamente la enfermedad.
Seguir un estilo de vida saludable es una forma de actuar de modo preventivo: no fumar, reducir el consumo de grasas, realizar actividad física, moderar el consumo de alcohol.
También es importante evitar, en la medida de lo posible, las terapias de reemplazo hormonal y la exposición excesiva los rayos x. En cuanto a los métodos de detección, nos encontramos con el examen clínico de las mamas, la mamografía y otros estudios de diagnóstico por imagen que se usan en casos puntuales.

¿Cuáles son los síntomas por los que debería consultar al médico?

✓ Bulto / nódulo palpable
✓ Cambios en la textura o enrojecimiento de la piel de las mamas
✓ Cambios en la textura y forma del pezón
✓ Secreción o sangrado por pezón
Un diagnóstico de cáncer es un acontecimiento que cambia la vida de una mujer. Es un momento en el que afloran sentimientos fuertes producto del impacto de la noticia, las decisiones a tomar y la incertidumbre frente a lo venidero. Cuanto más temprano se detecte el cáncer, mejores son las opciones de curación, y aun cuando se descubre en estadios avanzados (cuando hay síntomas visibles), hay posibilidades de tratarlo con éxito.