Día mundial del Glaucoma

El glaucoma roba la visión de manera gradual, llegando a ser la segunda causa de ceguera en el mundo, después de la catarata, y el motivo principal entre los mayores de 40 años en países occidentales.

¿qué es el glaucoma?

 

La presión intraocular normal suele situarse por debajo de 21. En determinadas situaciones patológicas esta puede aumentar ya sea de forma aguda o crónica. Este aumento de presión provoca el daño del nervio óptico, lo que supone la pérdida progresiva de la visión periférica. En la mayoría de los casos, esta alteración es gradual e indolora por lo que muchos pacientes no la perciben hasta que es permanente e irreversible. Algo que ha provocado que se apele a este dolencia como ‘ceguera silenciosa’.

Tipos de glaucoma

Glaucoma de angulo abierto: Es la forma más común y representa el 90% de los diagnósticos. En la mayoría de los casos es asintomático y puede causar una pérdida de visión del 40% sin que los pacientes se den cuenta.

Glaucoma de ángulo cerrado: Es más común en personas de ascendencia asiática y en quienes sufren hipermetropía. Sus síntomas más frecuentes son: dolor de cabeza, dolor ocular, náuses, visión irisada alrededor de las luces en la oscuridad y visión borrosa.
Otro tipos: De tensión normal, congénito, secundario, pigmentario, pseudoexfoliativo, traumático, neovascular y el síndrome endotelial iridocorneal.

¿Cómo detectar los primeros síntomas?

Normalmente, ante la presencia de glaucoma, el paciente no es consciente de lo que está pasando, ya que los síntomas suelen sr imperceptibles.
Con frecuencia, la visión periférica es a la que afecta primero, por lo que el cambio de su visión suele ser pequeño y cuesta apreciarlo. Con el tiempo, la visión central (directa) también se empieza a perder.
En fases iniciales, los síntomas no son dolorosos o molestos, salvo excepciones que pueden pasar por visión borrosa, dolor de ojos y de cabeza, náuseas y vómitos, la aparición de halos color arcoíris alrededor de las luces brillantes o pérdida repentina de la visión.

 

Prevención:

En cuanto a la prevención, realizar exámenes periódicos de los ojos y de la tensión ocular es primordial para evitar que aparezca. Los daños que produce son irreversibles, de ahí que conocer nuestro estado oftalmológico es muy importante. Los médicos recomiendan que la revisión para el glaucoma sea algo habitual en los niños y también, con especial hincapié, a partir de los 40 años.
Las personas más expuestas a padecerlo son los mayores de 60 años, los parientes de otras personas con glaucoma, las personas de ascendencia africana, los diabéticos, los que usan esteroides de manera prolongada y las personas con presión intraocular elevada (hipertensos oculares).